top of page
Buscar

Entre la duda y la continuidad: Pedro Sánchez y el futuro de España

Actualizado: 6 may


Foto: Eugenia Morago

Hace ya casi una semana desde que España vivió una situación anómala y del todo abochornante. Pedro Sánchez se tomaba cinco días de vacaciones para decidir si realmente merecía la pena seguir siendo presidente del gobierno. Es decir, después de haber vendido no sólo su dignidad y principios y los del PSOE si no que vendió la convivencia y la igualdad de los españoles en forma de cesiones y leyes para mantenerse en la Moncloa tenía que reflexionar sobre si quería continuar.


Como era de esperar, siguió al frente de la presidencia, pero no de cualquier manera, poniendo punto y aparte. Se intuye que el apoyo a través del perfil de X del grupo de puebla no se quedaba en unas simples palabras de cariño. Este teatrillo esconde el último golpe que el señor de la Moncloa y sirviente de Puigdemont pretende dar a nuestra democracia, a los medios de comunicación y a la justicia de nuestro país. Los viajecitos del escudero Zapatero a las narcodictaduras latinoamericanas no eran más que para coger apuntes de sus regímenes autoritarios para calcar e introducir el modelo venezolano en la

península.


El señor presidente totalmente desolado y compungido llamaba a aparcar los insultos que provienen de la malvada y peligrosa ultraderecha fascista encarnadas en Feijoo y Abascal, Óscar Puente es una monjita de la caridad comparado con la banda perversa opositora a su idílica democracia. Sin duda, merece un ascenso y que se le otorgue el ministerio de exteriores pues el señor ministro de transportes es experto en abrir conflictos diplomáticos con países hermanos como Argentina a cuyo presidente no dudó en acusarle de tomar determinadas sustancias.


Por otra parte, tenemos el endiablado asunto de la renovación del órgano rector de los jueces que lleva encallado años y años por el empecinamiento del ejecutivo sanchista de acabar con la separación de poderes y controlar de facto la judicatura. De la promesa del señor Sánchez de la elección por parte de los jueces mejor ni hablamos. Consejos vendo que para mí no tengo.


Y, finalmente, sobre una supuesta la ley de bulos y desinformación el gobierno pretende callar a todos aquellos periodistas disidentes con el relato oficial y tapar tantos y tantos casos de corrupción que acechan al entorno presidencial y del PSOE. Típico de los regímenes sudamericanos, una vez controlados todas las instituciones previa colocación de afines al partido llega el control férreo de los medios de comunicación a través de la censura. Volvemos al NO-DO franquista.


El presidente del gobierno lleva en sus dos mandatos una larga ristra de insultos a la oposición: al hermano, padre y al novio de Ayuso, a la hermana y a la pareja de Feijóo, a los medios de comunicación libres, a la justicia y a tantos otros ciudadanos que se oponen a que nos cuelen una dictadura por la puerta de atrás. Por mucho lloriqueo, llanto e intento de victimización del presidente no se puede ocultar lo que todos los españoles conocemos y es que el gobierno hace aguas por sus infames pactos y la corrupción que amenaza con acabar con un gobierno cada día más inestable. Su única esperanza es controlar todo lo que aún no ha logrado y mantenerse en el poder a costa de la libertad, la justicia, la igualdad y la democracia. Los verdaderos demócratas no se lo permitiremos.

62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page